• Autor: Cerutti, P.O.; Artati, Y.; Dermawan, A.; Kelly, A.; Lescuyer, G.; Mejia, E.; Obidzinski, K.; Pacheco, P.; Putzel, L.; Tsanga, R.; Wardell, D.A.
  • Fuente: CIFOR, http://www.cifor.org/library/5232/opciones-de-pol%EF%BF%BDticas-para-mejorar-la-integraci%EF%BF%BDn-de-los-mercados-nacionales-de-madera-en-el-marco-de-los-acuerdos-voluntarios-de-asociaci%EF%BF%BDn-ava-sintesis-de-las-lecciones-ap/
  • Formato:
  • Tipo de documento: BRIEF
  • Pie de página: CIFOR Infobrief no. 93, 2014
  • Sumilla: El Plan de Acción para la Aplicación de las leyes, gobernanza y comercio forestales (FLEGT), presentado en 2003, es la respuesta de la Unión Europea (UE) a la lucha global contra la tala ilegal. En particular, el objetivo de FLEGT es reducir el comercio de madera ilegal entre la UE y los países socios proveedores de madera. FLEGT trabaja a través de dos instrumentos principales: acuerdos comerciales bilaterales —conocidos como acuerdos voluntarios de asociación (AVA)— firmados por los países proveedores que lo deseen, y el Reglamento de la madera de la Unión Europea (EUTR), que entró en vigor en marzo de 2013. El EUTR exige a los importadores de la UE ejercer la diligencia debida en sus adquisiciones de madera en el extranjero para excluir el suministro ilegal. Hasta la fecha han suscrito un AVA seis países. De ellos, cinco se han comprometido a aplicar las disposiciones del AVA referentes a la verificación de la legalidad no solo a la madera exportada a Europa, sino también a la madera comercializada en el mercado nacional de los países productores firmantes. Esto significa que la madera aprovechada y comercializada en el mercado nacional será regulada por programas de concesión de licencias del AVA nacional (también llamados Sistemas de Verificación de la Legalidad de la Madera, SVLM). Camerún, la República Democrática del Congo (RDC), Ecuador e Indonesia se caracterizan por contar con un importante sector maderero nacional, vigoroso y en gran parte informal, que sustenta los medios de vida de cientos de miles de usuarios locales de los bosques, que incluyen a pequeños productores, comunidades indígenas, motoaserradores, comerciantes y proveedores de servicios como los transportistas. El sector nacional de Gabón es menos significativo debido a la escasa población del país y a la concentración de actividades en la capital. En la mayoría de los países, el empleo en el sector informal es comparable o superior al empleo formal en el sector maderero industrial. La cifra estimada de empleos informales que proporciona el sector varía enormemente de un país a otro, desde 45,000 en Camerún hasta alrededor de 1,5 millones en Indonesia. En todos los países estudiados, el sector maderero nacional se caracteriza por las actividades de los pequeños productores, motoaserradores y comerciantes, quienes rara vez cuentan con un permiso de aprovechamiento legal y extraen y procesan pequeñas cantidades de madera con motosierras o aserraderos portátiles. La madera resultante, con menos transformación industrial, es comercializada en mercados nacionales o cruzando las fronteras de países vecinos, con escasos impuestos formales. No obstante, los resultados de la investigación indican que, conforme el producto avanza en la cadena de producción, entre el 5 y el 15 % de los costos totales en los que incurren los operadores informales consisten en sobornos pagados a representantes de ministerios, policía local, militares y funcionarios de aduanas.
  • Descargar: clic aquí