Perú, el país de los desiertos, también es el país de los bosques. Todos son únicos y en pisos térmicos extremos, desde la costa hasta casi las cimas nevadas, habitados por toda suerte de especies vegetales y animales. Tantas que solo la denominación cientíca y popular de las aves llenaría un diccionario de la A a la Zeta. Pero aquello es imposible. La vastedad aun no permite un recuento denitivo. Una cifra alcanza para ilustrar el tamaño de lo que apenas cabe en la imaginación: del casi millón trescientos mil kilómetros cuadrados que mide el Perú, setecientos treinta mil están cubiertos de bosques. Solo su franja amazónica representa cerca del sesenta por ciento de todo el territorio nacional. Nuestro país es uno de los diez más diversos del planeta y el porvenir de la vida depende de la conservación de esa fortuna. Sin embargo, contra lo que suele pensarse, la riqueza de un bosque no son sólo sus plantas, sino las relaciones químicas, físicas y sociales que se establecen entre las especies a partir de ellas.

  • Autor: Ministerio del Ambiente
  • Fuente: http://www.bosques.gob.pe/archivo/files/pdf/perureinodebosques.pdf
  • Formato: PDF
  • Tipo de documento:
  • Pie de página:
  • Sumilla:
  • Descargar: clic aquí