La experiencia en el Chinchipe se desarrolló entre 2005 y 2009 con la participación e interés activo de las organizaciones sociales, gobiernos locales y población de dicha cuenca. En base a esta experiencia la ley forestal peruana ha incorporado por primera vez a los pequeños productores agroforestales a la legislación nacional, dándoles acceso al manejo sostenible de los recursos forestales. Asimismo se obtuvieron los siguientes resultados e impactos al nivel de cuenca:

  • Plan binacional y 2 planes nacionales de gestión de recursos forestales en la cuenca transfronteriza del río Mayo-Chinchipe diseñados y en ejecución por espacios interinstitucionales.
  • Áreas de conservación local: En Ecuador se han creado dos unidades de conservación: 1 en San Francisco del Vergel y otra en Valladolid, esta última a cargo del centro educativo de secundaria. Por su parete en Perú se han aprobado por ordenanza municipal dos áreas protegidas, se está elaborando el expediente de tres más y otras dos están en proceso de identificación. Un hecho importante en este proceso es que son las municipalidades y las comunidades los principales aportantes para esta actividad. Es destacable que los expedientes técnicos están a cargo de profesionales y estudiantes locales, especialmente de la Universidad Nacional de Cajamarca, sede Jaén (UNC).

infobosques-qs-chinchipe-1

  • Agricultura sostenible: se ha logrado que en Perú todos los distritos de la provincia cuenten con equipos técnicos agroforestales y se formaron extensionistas campesinos (en total 50). Su papel resultó clave para la gestión de los bosques a nivel técnico y facilitaron el proceso de participación a nivel comunal en los talleres que se desarrollaron en la experiencia. En los grupos que han recibido asistencia técnica se ha verificado el incremento de la productividad del café y la incorporación de sombra diferenciada de árboles, de acuerdo a los estándares de la certificación orgánica.
  • Aprovechamiento forestal: En la provincia de San Ignacio se ha regulado el aprovechamiento forestal, dejándose de emitir permisos y autorizaciones de aprovechamiento en bosques de protección en cualquiera de sus modalidades. En paralelo se han identificado a campesinos que desarrollaron anteriormente emprendimientos de reforestación. Una comisión interinstitucional de tipo técnico viene asesorando a los campesinos para que inscriban sus plantaciones y puedan ser aprovechadas. A la fecha de la escritura de este artículo ya se habían realizado los primeros aprovechamientos y ventas de madera de reforestación. En el cantón Palanda (Ecuador) se ha establecido el Centro de acopio de madera de San Francisco del Vergel, en el mismo los productores madereros vienen trabajando con madera proveniente de bosques con planes de manejo forestal autorizados por el ministerio del ambiente.
  • Control forestal: El tráfico de madera legal e ilegal en la provincia de San Ignacio ha disminuido significativamente a partir de la implementación del plan estratégico forestal de la provincia de San Ignacio (80 % para la madera ilegal y 100 % para la madera legal). Estas cifras son el resultado de informes de las autoridades de la municipalidad provincial de San Ignacio (verificadas por la inexistencia de guías de transporte forestal emitidas en San Ignacio este año). En Ecuador por su parte se ha implementado una garita de control y radios de comunicación que permiten a las comunidades denunciar al ministerio del ambiente la salida de madera ilegal así como identificar al vehículo que la transporta.
  • Reforestación: en total se han logrado reforestar más de 3 000 has mediante la modalidad de concurso (una forma de selección participativa de iniciativas locales).

infobosques-qs-chinchipe-2

  • Creación de alternativas económicas: se han hecho actividades tanto de identificación del potencial biológico como de mercado de diversas especies. Se evalúo el mercado de la madera de reforestación y del bambú, se impulsaron actividades de valor añadido de café y apicultura. Por último se desarrollaron inventarios forestales participativos con resultados muy importantes, ya que las comunidades no solamente han reconocido especies maderables sino también otras especies y productos que desconocían como la cascarilla (Cinchona officinalis) o la sangre de grado (Croton sp). A partir de estos hallazgos se realizó una discusión sobre cómo valorizar estos productos del bosque, tradicionalmente usados, que paulatinamente perdieron valor y que ahora son revalorizados, debido al interés de mercados modernos. Por otro lado, el tema maderable ha sido también de suma importancia. Se ha verificado en campo el incremento del valor de los árboles en pie debido al mejor conocimiento de las especies y al dominio de técnicas de cubicación de maderas.