Esta experiencia se desarrolló entre noviembre de 1997 y octubre del 2001 en la cuenca alta del río Mayo, en las provincias de Rioja y Moyobamba (San Martín). Su objetivo mayor fue demostrar que las comunidades pueden tener medios de vida sostenible a través de la producción y venta de productos forestales con valor comercial sin agotar los recursos de los bosques primarios y secundarios.

Dicha experiencia se desarrolló con éxito logrando un ingreso promedio por familia participante de US$ 259 anuales por venta de productos manejados del bosque, demostrándose que las comunidades pueden obtener medios de vida sostenibles con el uso apropiado de los recursos del bosque. Asi mismo se lograr superar las metas propuestas de la siguiente manera:

cuadro-05