La Red Iberoamericana de Bosques Modelo se reunió esta semana en el Perú con la finalidad de conocer los desafíos y avances de la experiencia en Pichanaki frente al cambio climático.

No obstante los 30 grados de temperatura, las principales autoridades locales y escolares estaban congregadas en la plaza de Pichanaki (Chanchamayo, Junín) para dar la bienvenida a los 40 visitantes de los 15 países que integran la Red Iberoamericana de Bosques Modelo (Riabm).

Juan Guzmán Carlín, director general de Política y Competitividad del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor), recordó el compromiso existente para el fortalecimiento de los bosques modelo en el país.

¿Cómo? Mediante una red nacional que resalte la participación de la sociedad y amplíe este modelo en costa y sierra. Ello en concordancia con la implementación de la Política Nacional Forestal y de Fauna Silvestre, y en coordinación con los comités de gestión forestal y de fauna silvestre.

Apuesta sostenible

La Asociación Bosque Modelo Pichanaki nació en el 2014 y su labor permitió incorporar a este distrito en la Riabm. Hoy es una plataforma compuesta por 11 representantes del sector privado, gremios empresariales y organizaciones civiles.

José Cornejo Herrera, presidente del Bosque Modelo Pichanaki, indica que se busca el manejo sostenible del bosque y sus recursos naturales, y que el bosque modelo permita agrupar a todos los actores: alcalde, instituciones públicas, organizaciones de base, cooperativas, productores y comunidades nativas, entre otros, para ese objetivo.

El mayor reto ahora es conformar comités de gestión territorial en las 28 microcuencas del distrito, para que los pobladores tomen decisiones bajo los objetivos de Bosques Modelo y apoyen el proceso de cambio desde sus organizaciones de base.

El cambio empezó

Los vecinos de Pichanaki sienten ya los cambios climáticos, con problemas de las lluvias intensas y deslizamiento de cerros, la deforestación, lo que da cuenta de la importancia y el rol que cumplen los bosques.

De acuerdo con la Asociación de Bosque Modelo Pichanaki, cada año en este distrito se deforestan 698 hectáreas de bosque, sobre todo por cambio de uso de suelo para cultivos agrícolas.

El Serfor, mediante su programa Serfor CAF, entregó el pasado enero S/ 806,000 a la Municipalidad de Pichanaki para el proyecto de restauración de áreas degradadas de las microcuencas de Huachiriki y Kimiriki de Pichanaki.

Concienciación

Elí Alderete, regidor de esta comuna, dice que se encuentran en un proceso de sensibilización y concienciación con la población: para tener cultivos como café, kión, maíz, los pobladores degradaron los bosques. Pero luego de cinco años con estos cultivos, las tierras quedaron infértiles y ahora no están en uso. Se necesita recuperarlas, reforestarlas.

Otro tema adicional es la roya, que afectó muchos cultivos de café. Por eso, los productores apuestan por los sistemas agroforestales, como el fundo cafetalero de la zona aledaña al Bosque de Protección Pui Pui, que combina cultivos de café con árboles de moheña, almendro y nogal.

Roger Villalobos, presidente de la Riabm, dijo que la red tiene mucho optimismo porque ha encontrado en Pichanaki organizaciones, líderes locales e instituciones que han unido esfuerzos para trabajar juntos por mejorar el manejo de los recursos naturales “de una región que es peruana, pero que importa a toda la humanidad”.

“Entre las conclusiones del foro desarrollado por el directorio de la Riabm está que el Bosque Modelo Pichanaki tiene semejanza con el de Costa Rica en términos geográficos y que a pesar de ser un Bosque Modelo joven [tres años], el nuestro tiene una gran capacidad. También que el cultivo del café amigable con el medioambiente es el potencial más grande que tenemos en el bosque modelo de Pichanaki y se quiere imitar en Costa Rica, con el que intercambiaremos experiencia en ganadería”, dijo el alcalde de Pichanaki, Zósimo Cardenas.

Bosques Modelo

Es el proceso en el que participan desde productores, comunidades, organizaciones de base hasta los gobiernos locales y regionales para gestionar de manera sostenible su territorio, que incluye el manejo de los recursos naturales y actividades productivas.

Es una iniciativa de plataformas que nació en Canadá, en 1990, para resolver conflictos entre comunidades, poblaciones locales y concesionarios forestales, además que sirve para gestionar de manera adecuada su territorio.

A este proceso se llamó Bosque Modelo y fue presentado en la Cumbre de la Tierra de Río, de 1992.

Por su parte, la Riabm se creó en el 2002.