En los últimos dos años se ha reportado en el aeropuerto internacional José Quiñonez Gonzales de Chiclayo, en Lambayeque, un total de 26 incidencias de riesgo no solo por la presencia de aves sino de animales domésticos como perros, gatos y zorros silvestres.

Así lo informó Víctor Mondragón, jefe del Centro Ambiental de la Municipalidad Provincial de Chiclayo, quien manifestó que, según un estudio de riesgos, existen bosques de algarrobos dentro del área del aeropuerto de Chiclayo que contribuyen como lugares para que se puedan reproducir las aves carroñeras como el caso de los gallinazos.

Al mismo tiempo, informó que alrededor de esa zona existe un dren que por sus características de conducir materia orgánica y agua siempre van a persistir elementos carroñeros, “pero también esos bosques secos que están dentro de la propiedad de Corpac, por lo que ellos tienen que tomar medidas inmediatas para iniciar la poda técnica”, aseveró.

Mencionó que en ese estudio que ellos mismo han realizado, les recomiendan construir un cerco perimétrico a su interior que se ubica alrededor de la pista 1 y 19. “Hay una responsabilidad compartida (…) donde nosotros como municipio provincial de Chiclayo hacemos la limpieza pública permanente en esa zona, pero no es suficiente”, advirtió.

Víctor Mondragón precisó que en el caso de la existencia del dren existente en la cercanía del terminal aéreo es responsabilidad exclusiva del Ministerio de Agricultura y de la comisión de regantes. “Nosotros estamos ejecutando nuestro trabajo, pero ellos cuando realizan la descolmatación dejan los residuos al costado del dren, que tienen que ser eliminados rápidamente porque se genera que sea un agente donde se puede concentrar el alimento para los gallinazos”, apuntó.

En declaraciones a la Agencia Andina, el especialista demandó a las autoridades competentes unir esfuerzos para lograr desterrar el peligro aviar en el aeropuerto de Chiclayo.

“Nosotros tenemos monitoreado a través de nuestro vehículo compactador el trabajo que realiza, la sensibilización de la población; pero necesitamos para bajar ese riesgo alto que presenta el aeropuerto de Chiclayo a través del informe técnico que ha sido presentado por Corpac que es un estudio de riesgo, para bajar estos índices tienen que también comprometerse otras entidades y ejecutar su propio trabajo”, advirtió.

El jefe del Centro Ambiental de la Municipalidad Provincial de Chiclayo remarcó que, según el estudio, en el aeropuerto de Chiclayo se han reportado en los últimos dos años un total de 26 incidentes provocados no solo por los gallinazos, sino también por mamíferos que atraviesan la pista de aterrizaje.

Indicó que el gobierno regional de Lambayeque tiene que seguir apoyando al municipio distrital de Leonardo Ortiz en la eliminación de sus residuos sólidos, porque la tienen acumulada en dos puntos específicos que sí son área de influencia de la zona de aterrizaje, es decir pasando la avenida Chiclayo. “Allí existen dos puntos críticos de acumulación de basura y nosotros lamentablemente no podemos ayudarlos porque no es nuestra jurisdicción”, subrayó.

El funcionario insistió que se debe ejecutar la poda técnica en los bosques de algarrobo que existe en el área del terminal aéreo. “Es una poda alta y esa es responsabilidad y en este caso es un predio privado, que pertenece al Fuerza Aérea y ellos tienen que contratar a su personal para que realice la poda técnica para evitar que sirvan de madrigueras para éstas aves”, anotó.

Sostuvo que en la zona de influencia del aeropuerto, la municipalidad tiene destinado vehículos compactadores y maquinaria pesada porque también se arrojan escombros en las entradas y salidas de esta ciudad. “Estos residuos de la construcción y demolición de las entradas y salida de las ciudades, son responsabilidad del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, sin embargo, nosotros (municipio) venimos asumiendo ese trabajo”, concluyó.