En los últimos cuatro años, las importaciones de madera han hecho decrecer la economía forestal del país hasta un 50%, de 120 millones de dólares que se exportaba en madera en el año 2010, el 2014 solo se llegó a exportar 65 millones de dólares, cifra alarmante para el sector, por lo que piden al Gobierno mejores condiciones de trabajo. Jorge Ávila, gerente de la cámara forestal de Bolivia, informó que en lo que va del año las importaciones de madera han superado a las exportaciones. “De enero a marzo del 2015 (el primer trimestre) se importaron 18 millones de dólares en maderas y apenas se exportaron 15 millones de dólares, pero si nos vamos al 2014 se exportaron 65 millones de dólares y se importaron 71 millones de dólares lo que quiere decir que ya el año pasado la balanza comercial fue negativa y pareciera que este año la tendencia será la misma si no se toman las cosas con responsabilidad”, dijo Ávila. La autoridad explicó que las importaciones vienen de Brasil, que es el principal exportador de productos forestales a Bolivia, después viene de China, España, Chile, Ecuador y Argentina. Por otro lado, señaló que para frenar el decrecimiento de la economía forestal se deben trabajar en tres puntos importantes y urgentes que son: controlar las importaciones, desregular al sector forestal y ofrecerle diésel de manera eficiente y oportuna para producir. “Primero hay que desregular al sector forestal, es extremadamente regulado, hay mucha burocracia si bien hay acuerdos con la ABT para disminuir la burocracia, ojalá en la práctica ocurra; segundo, se debe regular o racionalizar las importaciones, se está importando demasiada madera con muchas facilidades sin importar el origen ni la calidad; y tercero tiene que haber diésel, si no hay diésel suficiente para producir, no vamos a poder reactivar la economía del sector forestal, entonces controlar las importaciones, desregular al sector y ofrecerle diésel de manera eficiente y oportuno para producir”, dijo el gerente de la Cámara Forestal.