En diciembre, las personas en sus hogares, o escuelas, instituciones públicas y privadas se unen a la tradición de la Iglesia Católica y proceden a elaborar pesebres y colocar los famosos árboles de Navidad.

Por lo general en estas épocas se suele utilizar plantas de las montañas como el musgo o el heno para adornar los pesebres, sin embargo, precisamente, por la sobreexplotación, actualmente este tipo de vegetación está en peligro de extinción, lo que ha provocado que se busquen nuevas alternativas y se proteja los bosques.

El Ministerio del Ambiente (MAE) a nivel nacional emprendió la campaña ‘No arranques la piel de los árboles’, para concientizar a las personas que van a construir los pesebres a que lo hagan con materiales reciclables y no con el musgo de las montañas.

Ya que sustraer este tipo de vegetación altera el equilibrio del ecosistema produciendo serios daños en el entorno natural. Los musgos cumplen un rol importante como regulador hídrico que por su capacidad para retener el agua en tiempos de lluvias impide la erosión y en sequia libera humedad. Además, actúa como germinador de semillas.

Quienes se unan a la tradición religiosa pueden utilizar diferentes productos como botellas, tapas de gaseosas, cartones, aserrín, troncos y ramas secas, o también plantas o figuras sintéticas.

La directora provincial del MAE, Elizabeth Pauta Rodríguez, informa que en coordinación con la Policía Nacional hasta el lunes 25 de diciembre de 2017 realizarán controles en los mercados de la localidad para evitar que estén vendiendo musgo.

“Todo lo que se saca del bosque debe ser de manera sustentable, la gente arranca la piel de los bosques, muchas de las veces sin saber el daño que está causando”, expone Pauta Rodríguez.

Acota que personal del MAE brindará capacitaciones en las unidades educativas para concientizar a los pequeños de la importancia de proteger estos vegetales.