Reconocida como Capital de la Biodiversidad del Perú, Madre de Dios tiene el 25.63% de su territorio, 2 180 000 hectáreas, bajo manejo sostenible de sus recursos forestales y de fauna silvestre, al haber sido entregadas en concesión por el Estado, de acuerdo a los registros del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) del Ministerio de Agricultura y Riego.

La mitad de las áreas concesionadas corresponden a productos forestales diferentes a la madera, principalmente, al aprovechamiento de la castaña, shiringa y aguaje, lo cual constituye una importante actividad que genera empleo e ingresos para las familias y pobladores locales, y contribuye a mejorar su calidad de vida.

En segundo orden se encuentran las concesiones forestales para el aprovechamiento de madera con 884 mil hectáreas. En esta región predominan especies como torrnillo, lupuna y pashaco, usadas para la producción de muebles y la construcción, así como, el shihuahuaco y azúcar huayo, destinados a la confección de pisos y terrazas.

Madre de Dios tiene 190 mil hectáreas de concesiones para conservación; de igual manera, el bosque y su diversidad en flora, fauna y paisajes son ideales para el desarrollo del ecoturismo, 35 mil hectáreas están dedicadas a esta actividad con gran demanda del turista internacional. Por último, se encuentran las concesiones de forestación o reforestación con 12 mil hectáreas.

Según la Estrategia Regional de Diversidad Biológica, la región tiene 1 847 especies de plantas, 214 especies de mamíferos, 755 de aves, 123 de reptiles y 124 de anfibios. Además posee 13 zonas de vida de los 84 existentes en Perú, se informó a INFOREGIÓN.

Perdida de bosques

Madre de Dios es la tercera región del país con mayor extensión de bosques después de Loreto y Ucayali, pero este potencial en recursos naturales enfrenta el tema de la deforestación. En el 2016, Madre de Dios registró una pérdida de cobertura boscosa de 17 055 hectáreas.

Del 2001 al 2016 esta región registró una deforestación acumulada de 162 573 hectáreas, con una tasa promedio anual de 10 838 hectáreas. Las causas de estas pérdidas son principalmente, la agricultura migratoria a pequeña escala y la minería ilegal.

La pérdida de cobertura boscosa y la conservación de la riqueza natural, son los grandes retos del Gobierno Regional (GORE) de Madre de Dios, que tienen las funciones forestales y de fauna silvestre transferidas, encargados de la gestión, promoción, manejo sostenible, supervisión y control de estos recursos.

Por ello, el GORE tiene previsto declarar el proceso de Zonificación Forestal de interés regional, como base vinculante para la gestión forestal y de fauna silvestre en concordancia con la Política Nacional Forestal y de Fauna Silvestre.