El exceso de la caza de grandes mamíferos en los bosques tropicales podría hacer que el cambio climático fuera peor, según subraya una nueva investigación de la Universidad de East Anglia (UEA), en Reino Unido. Los bosques tropicales de todo el mundo almacenan más de 460.000 millones de toneladas de carbono y el Amazonas es el mayor y más rico en especies de los bosques tropicales de la Tierra. Los investigadores estudiaron el impacto a gran escala de las extinciones de fauna inducidas por la caza excesiva en el almacenamiento de carbono en toda la Amazonía. El trabajo muestra que gran parte de las reservas de carbono sobre el suelo de los bosques amazónicos podrían perderse si los mamíferos frugívoros de grandes de cuerpo siguen siendo cazads, y que el exceso de la caza se suma a muchas amenazas de la Amazonía, como la deforestación, la extracción de madera y los incendios forestales. "Los bosques amazónicos proporcionan servicios ambientales de importancia mundial, como el almacenamiento de carbono en la biomasa forestal. Nuestra investigación muestra que si la gente continúa cazando en exceso grandes mamíferos, los bosques tropicales podrían perder gran parte de su capacidad de almacenamiento de carbono. Esto se debe a que varias especies de mamíferos grandes juegan un papel vital en la dispersión de semillas de árboles grandes asociados con bosques de gran densidad", dice el investigador principal, Carlos Peres, de la Escuela de Ciencias Ambientales de la UEA. El nuevo estudio, publicado este lunes en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', compara los datos de 166 encuestas realizadas sobre la vida silvestre a través de la cuenca del Amazonas para estimar el impacto de la caza de especies con bajas tasas de reproducción, como los primates. El equipo de investigación incluyó autores de la UEA (Reino Unido), el Instituto Nacional de Investigaciones de la Amazonia y la Fiocruz Amazonia (ambos en Brasil), y la Universidad Estatal de Oregon (Estados Unidos). El estudio muestra cómo un exceso de caza persistente de grandes poblaciones de mamíferos lleva a vaciar bosques o dejarlos medio vacíos. Sobre la base de casi un millón de sociedades rurales mapeadas individualmente, el análisis muestra que el área total de bosque restante afectado por la caza es muy superior a la superficie total que ha sido deforestada hasta la fecha, alterando la dispersión de semillas y producendo un efecto dominó a largo plazo para las reservas de carbono forestal. Peres subraya: "La vida salvaje de la selva amazónica ha ido disminuyendo a través de una combinación de destrucción del hábitat, degradación del hábitat y caza excesiva desde la década de 1950, pero hasta ahora habia una mala comprensión de la situación de las poblaciones de fauna silvestre en los bosques de caza que de otro modo permanecen intactos y libres de otros trastornos humanos". "Demostramos que el arbolado denso, las especies de árboles del Amazonas de semillas grandes son reemplazadas por árboles ligeros que producen semillas más pequeñas, que siguen siendo dispersadas en los bosques con exceso de caza por especies más pequeña de mamíferos y aves más resistentes", añade. EL 6% DE RESERVAS DE CARBONO PODRÍA PERDERSE El estudio utilizó datos de 2.345 parcelas de bosque de una hectárea que fueron analizadas en toda la Amazonia brasileña, que contienen unos 129.720 árboles grandes. Las simulaciones mostraron que entre el 77 y el 88 por ciento de todas las parcelas perdieron la forestal en el suelo de los bosques con exceso de caza. Los autores estiman conservadoramente que prodría perderse un promedio del 5,8 por ciento de las reservas de carbono en estos bosques amazónicos con sobreexplotación de la caza si las especies de mamíferos frugívoros de cuerpo grande vulnerables continúan cazándose, incluso si el bosque está protegido contra otras amenazas. Los tapires son dispersores de semillas clave sensibles a la caza. Cuando desaparezcan los tapires, además de grandes primates, como los monos lanudos y los monos araña, casi nueve de cada diez parcelas perderán biomasa forestal. Teniendo en cuenta la variación en los cambios de biomasa en los terrenos, el potencial valor económico de esta pérdida de carbono forestal en los mercados de carbono del mundo podría oscilar entre 5,9 y 13,7 billones de dólares. "Afortunadamente, los parques amazónicos, reservas de uso sostenible y territorios indígenas, cubren más de la mitad de la cuenca del Amazonas, pero estas reservas forestales deberían proteger eficazmente la megafauna del bosque, en lugar de sólo la cubierta forestal. Nuestra investigación sugiere que si se gestiona adecuadamente, estas áreas protegidas aún podrían proteger a animales más grandes, que son dispersores de semillas críticos que mantienen el espectro completo de la dinámica de los bosques tropicales", sugiere Peres. "La pérdida de la biomasa forestal puede parecer que no es como mucho, pero en un área tan vasta como el Amazonas, el impacto podría ser enorme, de unos 313 millones de kilogramos de carbono no absorbidos", advierte uno de los autores del estudio, Taal Levi, de la Universidad del Estado de Oregón, en Estados Unidos, añadiendo que el estudio muestra que la gestión adecuada de la vida silvestre puede tener grandes beneficios para la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas forestales.