Preocupante. Según el Serfor, solo en el 2016 fueron arrasadas 164 mil hectáreas en San Martín, Ucayali, Loreto y Madre de Dios. Las causas: la minería y la agricultura migrante. Este panorama hace que el Perú sea vulnerable a cambios climáticos.

En un contexto donde cada vez se habla más del cambio climático y donde el cuidado del ambiente es un deber global, que un país cuente con grandes extensiones de bosques lo convierte en un pueblo privilegiado.

Con 73 millones de hectáreas de bosques, el Perú es uno de esos países: el segundo a nivel de Sudamérica y el noveno a nivel mundial.

Sin embargo, las cifras no son alentadoras si se echa un vistazo al problema de la deforestación, principal amenaza de estas grandes extensiones de vegetación, que va en aumento año tras año.

En el marco del Día Internacional de los Bosques Tropicales, se debe señalar que del 2000 al 2016, el Perú ha perdido 1 millón 900 mil hectáreas de bosques.

Y solo durante el 2016, las hectáreas arrasadas fueron 164 mil en total.

Las causas

"La deforestación es la consecuencia de varias actividades ilegales. Por un lado tenemos la agricultura migratoria y la minería informal como es el caso de Madre de Dios. La construcción de infraestructura informal como son carreteras, las que no solo originan la reducción de bosques, sino también la extinción de especies de flora y fauna silvestre, el aumento del calentamiento global y la afectación directa a los pueblos indígenas", señala Rocío Malleux, directora general de la Dirección de Información y Ordenamiento Forestal y de Fauna Silvestre del Serfor (Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre).

Así, los departamentos más afectados son San Martín, Loreto, Ucayali y Madre de Dios.

Un serio riesgo

"¿Por qué es importante evitar la deforestación de los bosques? Porque estos ecosistemas son un activo estratégico para que los peruanos podamos hacer frente al cambio climático con mayor probabilidad de éxito. Nuestra economía, la resiliencia del territorio peruano y el bienestar de los peruanos están en juego si no se preservan los bosques", señala por su parte Roxana Ramos, directora técnica de la fundación Pronaturaleza.

Malleux indica que por parte de Serfor y demás instituciones afines, se trabaja en el ordenamiento territorial, ya que ahora es obligatorio que los gobiernos regionales cuenten con zonificación forestal.

También comenta que se ha empezado el inventario nacional forestal para tener información de todas las especies que habitan en los bosques y que se promueve el manejo sostenible con comunidades nativas.

"Pero es necesario que exista mayor articulación entre todos los sectores del Estado porque esta lucha debe ser una lucha de país. Minería, Producción, Ambiente; todos estamos llamados", subraya la funcionaria.

En 16 años el Perú perdió casi 2 mllns de hectáreas de bosques

Fuente: La República