Según datos de la Dirección General de Gestión y Desarrollo Forestal, en Bolivia se quemaron 1,9 millones de hectáreas de superficie en 2014, la mayoría bosques, pero también herbazales y matorrales. La agricultura fue la que originó quemas o chaqueos. Santa Cruz fue el departamento que más focos de quemas registró, con un total de 971.631 hectáreas, seguido de Beni con 733.487 has. Oruro fue el departamento donde se realizaron menos quemas en 2014, en total 226 hectáreas. "Muchas de estas quemas son ningún propósito, como en San Juan, pero tienen unos efectos terribles en términos de contaminación, especialmente en emisión de dióxido de carbono", apunta Pablo Solón, especialista en cambio climático. Deforestación Los bosques en Bolivia ocupan 51,4 millones de hectáreas, casi la mitad de la superficie del territorio nacional. La mayor parte se encuentra en los llanos del este y norte boliviano. Nuestro país es el cuarto con mayor área de bosque de América Latina y el Caribe. La deforestación y la quema de bosques en todo el mundo están en aumento a una velocidad alarmante, y para muchos expertos representan una importante amenaza para la estabilidad del clima. Según el informe "Avances del conocimiento. El impacto del cambio climático en la biodiversidad (Bolivia) 2013", entre el 10% y el 25% de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero se producen por la deforestación en países en desarrollo. La pérdida de región boscosa es uno de los problemas climáticos más graves que enfrenta el país desde hace unos años. En 2001 Bolivia contaba con algo más de 60 millones de hectáreas de bosque. Desde esa fecha hasta 2013 se han perdido 8.684.307, según datos oficiales. Algunos expertos como François Jocelijn aseguran que a un ritmo de 300.000 hectáreas anuales y que antes de que acabe el siglo Bolivia no tendrá bosques. Sin embargo, la Autoridad de Bosques y Tierra (ABT) afirma que la deforestación habría disminuido en los últimos años, pasando de 212.274 hectáreas en 2010 a 76.576 en 2013 lo que representa una reducción del 64% en la deforestación. La principal causa de deforestación, según el Centro de Documentación e Información Bolivia (CEDIB) es la ampliación de la frontera agrícola, y afirman que "el beneficiado es el sector agroexprotador, particularmente el dedicado al monocultivo transgénico para exportación". Solón sostiene que "si los datos de reducción de la deforestación en el país son ciertos, Bolivia sería ya el país que más emisiones de gases de efecto invernadero habría reducido en el mundo desde el año 2010". El especialista vaticina que eso sería una especie de "milagro" ya que según el World Resource Institute, las emisiones promedio per cápita de los bolivianos fueron en 2011 de alrededor de 14,5 toneladas de CO2, de las cuales 8,5 toneladas se deben a la deforestación (59%), 4 toneladas son generadas por la agricultura (27%) y 2 toneladas son producidas por la industria, transporte, generación de energía, basura y otros (14%). Bolivia se encuentra en el puesto 27 de 193 países, ya que la media mundial de emisiones per cápita es de sólo 6.5 toneladas de CO2. Solón concluye que "si la deforestación ha caído en casi dos tercios, las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de la deforestación habrían bajado de 8,5 toneladas a 3 toneladas de CO2e per cápita [?], lo que representa una disminución del 37% de las emisiones de gases de efecto invernadero con respecto al 2010. Y como referencia cita el compromiso de la Unión Europea de reducir en un 20% sus emisiones de gases de efecto invernadero para 2020. Paris 2015 Bolivia estará presente en la vigésimo primera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015, también llamada "París 2015", que tendrá lugar en la capital gala del 30 de noviembre al 11 de diciembre. El encuentro debe desembocar en un nuevo acuerdo internacional sobre el clima aplicable a todos los países, con el objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC. Bolivia todavía no se ha pronunciado de manera oficial pero debe mostrar su compromiso de reducción de gases de efecto invernadero antes de la reunión de Paris.