A través de una reciente moción del Congreso Mundial de la Naturaleza, desarrollado hasta hace poco en Hawái (EE.UU.) se exhortó al Congreso de la República del Perú a archivar definitivamente un proyecto de ley que propone una carretera de conexión entre Puerto Esperanza (Purús, Ucayali) e Iñapari (Madre de Dios). Para los participantes de este Congreso Mundial, que reúne representantes de más de 200 países y 1300 organizaciones de la sociedad civil, el proyecto presentado por el congresista Carlos Tubino afectaría “de forma severa e irreversible” la biodiversidad de esas zonas. También, aseguran, pondría en serio riesgo la vida de los pueblos indígenas en aislamiento voluntario que habitan en la Reserva Territorial Madre de Dios. Además, a través de su moción, el Congreso Mundial de la Naturaleza anunció que hará llegar al Congreso peruano información sobre los valores y necesidades de las áreas protegidas que se verían vulnerados. Afectaría Parque Nacional Alto Purús El nuevo proyecto de ley presentado este año asegura que garantizará el “respeto de las Áreas Naturales Protegidas y los derechos de las Comunidades Nativas, Comunidadaes Campesinas y Pueblos Originarios” (sic). Sin embargo, esta garantía no sería eficiente, pues el trazo de la carretera cruza el Parque Nacional Alto Purús -unos de los lugares más biodiversos del mundo, donde no se ha investigado ni el 40% de su territorio- y la Reserva Comunal Purús, un área cogestionada entre el Estado y comunidades indígenas. Para Silvana Baldovino, directora del Programa de Conservación de la SPDA, construir una carretera en medio de un Parque Nacional sería un pésimo precedente para las leyes peruanas. “La propuesta busca la interconectividad de Purús atravesando un Parque Nacional, una de las máximas categorías de nuestro sistema de áreas naturales protegidas. Esta es un área de uso indirecto donde no se permiten las modificaciones o transformaciones del ambiente natural”, aseguró. Perú incumpliría convenios internacionales En la moción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) se destaca que, de concretarse el proyecto de Tubino, el Perú estaría incumpliendo compromisos internacionales del Convenio sobre la Diversidad Biológica (1992), firmado por 192 países miembros de la ONU, y los recientes compromisos climáticos nacionales del Acuerdo de París (2015). Al respecto, Silvana Baldovino, de la SPDA, indicó: “El Convenio tiene como uno de sus principales objetivos la conservación de la diversidad biológica. Es evidente que una carretera al interior del Parque generaría múltiples impactos sobre la biodiversidad de esta importante área”. En ese sentido, dicho Convenio es un tratado vinculante (de aplicación obligatoria para el Perú) y forma parte de nuestro marco legal. Peligro para indígenas en aislamiento Uno de las consecuencias más preocupantes de este proyecto es que también atraviesa la Reserva Territorial Madre de Dios, hogar ancestral de los Mashco Piro, un pueblo indígena en aislamiento voluntario que ya tuvo enfrentamientos con poblaciones cercanas. Cabe destacar que el Ministerio de Cultura señaló, hace unos meses, que “la zona donde se construye la carretera es de alta sensibilidad [para los indígenas en aislamiento] y ocasionaría daños sociales y ambientales”. Dentro del marco legal que protege a estas comunidades está el convenio 169 de la Organización Mundial del Trabajo, que obliga al Perú a adoptar medidas efectivas que garanticen los derechos de los pueblos indígenas. No es nuevo el intento del congresista Tubino de construir una carretera en esa zona sensible para las comunidades y la biodiversidad. El anterior Congreso ya archivó un proyecto suyo con el mismo nombre apoyado en los informes y sustento en contra del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernanp), Ministerio del Ambiente, Ministerio de Cultural, Ministerio de Transportes y Defensoría del Pueblo. El Congreso Mundial de la Naturaleza se desarrolló en Hawái con el objetivo de “conservar el medio ambiente y promover las soluciones que ofrece la naturaleza ante los retos mundiales”. Este importante evento internacional reunió miles de líderes de gobiernos, sociedad civil, pueblos indígenas, empresas y el mundo académico. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) fue creada en 1948 y se ha convertido en la red ambiental más grande y diversa del mundo. En la actualidad está compuesta por 217 Estados y agencias gubernamentales, 1066 ONG y más de 16 mil expertos que evalúan el estado de los recursos naturales del planeta.

  • Fuente: http://www.actualidadambiental.pe/?p=40308
  • Enlace: click aquí