Hasta el 2030 pueden perderse hasta 170 millones de hectáreas de bosques, según un nuevo estudio dado a conocer este martes en Berlín por la organización ambientalista World Wide Fund For Nature (WWF). De acuerdo al estudio, las mayores pérdidas se producirán en los trópicos. Especialmente afectadas se verán Borneo, la región del Mekong y la zona del Amazonas. En este último lugar es donde los ambientalistas prevén la mayor destrucción. Casi un tercio de la mayor superficie de selva tropical del mundo podría desaparecer en 15 años. Eso supone 48 millones de hectáreas deforestadas. El estudio determinó en total once frentes de deforestación. Según advirtió Jörg-Andreas Krüger de WWF, los últimos grandes bosques intactos del mundo podrían verse afectados por la explotación abusiva. La destrucción de bosques acelera el cambio climático y aniquila la biodiversidad, explicó. El estudio menciona que la principal causa global de esta destrucción es la agricultura industrial. La ganadería y la plantación de enormes superficies de monocultivos como soja o palma destruyen cada vez más superficies. Los productos que se obtienen a partir de la deforestación en su mayoría son destinados a Europa, según Krüger. La organización ambientalista reclama un cambio de rumbo, ya que los bosques protegen de la erosión y de las inundaciones y estabilizan el clima. "Si nos jugamos eso, perdemos más que unos puntos porcentuales de crecimiento económico", subrayó Krüger.