A la silvicultura urbana y periurbana estuvo dedicada este martes la discusión de alto nivel en la segunda jornada del XXIV Comité Forestal (COFO24) de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Reunida en Roma, Italia, el principal órgano estatutario de la FAO para el sector forestal reiteró que los árboles en zonas urbanas y en la periferia de la ciudad adecuadamente gestionados ofrecen bienes y servicios ecosistémicos que contribuyen a que las administraciones locales puedan responder a las necesidades de la población.

Allí, los responsables de los servicios forestales y altos funcionarios gubernamentales del mundo entero debaten sobre el aporte esencial de los bosques urbanos y los espacios verdes para el logro del desarrollo sostenible.

El programa prevé, asimismo, argumentar la utilidad de la inversión en la silvicultura urbana y ayudar a fomentar la colaboración intersectorial que permita una integración efectiva a favor de un desarrollo urbano más sostenible.

También, en sesión plenaria se abordará la integración de la biodiversidad en agricultura, silvicultura y pesca, y la importancia de los bosques para la seguridad alimentaria y la nutrición.

Además, se realizarán varios eventos paralelos dedicados al inmenso potencial de los productos forestales, más allá de la industria maderera; al estado de los bosques en Indonesia; a la conservación del ecosistema amazónico y al programa de gestión sostenible de la vida silvestre.

La reunión bienal del Comité Forestal está dirigida a evaluar formas que permitan incrementar los esfuerzos en el sector para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre cambio climático.

Se busca, de igual manera, identificar acciones para frenar la deforestación, lograr una gestión de los bosques más sostenible, restaurar los degradados y hacer crecer el área arbórea mundial.

La víspera, en la apertura del evento se presentó el informe “El estado de los bosques del mundo 2018. Las vías forestales hacia el desarrollo sostenible“, cuya finalidad es “brindar a un público mucho más amplio la posibilidad de comprender por qué los bosques y los árboles son importantes para las personas, para el planeta y para la posteridad”.

Venezuela potencia forestal

Venezuela cuenta con una superficie forestal calculada en aproximadamente 49,37 millones de hectáreas, que ocupan un 54,2% de la superficie del país; de las cuales, 11 aŕeas han sido decretadas Reservas Forestales; ocho Lotes Boscosos y otras 39 Áreas Boscosas Bajo Protección; todas destinadas a la producción permanente, totalizando una superficie aproximada de 16.3 millones de hectáreas.

El potencial forestal nacional no solo está representado por el Bosque Natural productor, sino también por las plantaciones forestales que poseen grandes perspectivas para la protección ambiental y producción de bienes y servicios. Se identifica una superficie aproximada de 9,3 millones de hectáreas de tierras con potencialidad para el establecimiento de plantaciones forestales con fines múltiples, que adelantan los organismos públicos y privados, que en la actualidad cubren un área aproximada de 736 mil hectáreas de bosques plantados, de las cuales, un 80% han sido establecidas por el sector oficial y el restante por iniciativas del sector privado.

Los Planes de Manejo Forestal son instrumentos que orientan las actividades del aprovechamiento del bosque, a partir de la incorporación de lineamientos fundamentales para la administración, ordenación, extracción y reposición de la masa boscosa con la finalidad de alcanzar la sustentabilidad del recurso bosque.

También te puede interesar leer: El INTA potencia la restauración de los bosques nativos

Fuente: El Ciudadano