La Contraloría General detectó irregularidades a la hora de brindar autorizaciones para el aprovechamiento de recursos forestales por parte del Gobierno Regional de Ucayali. Este hecho, según indicaron mediante una nota de prensa, permitió la extracción ilegal de madera, específicamente de especies en peligro de extinción. Según la auditoría a la gestión 2012-2013, se encontró que la Dirección Ejecutiva Forestal y de Fauna Silvestre de Ucayali otorgó 9 permisos de aprovechamiento forestal en base a solicitudes con información falsa que se consignó tanto en las actas de inspección ocular como en los informes técnicos correspondientes. La dependencia regional, a pesar de las evidentes inexactitudes que presetaban los documentos, avaló el contenido y otorgó los permisos que permitieron la extracción ilegal de 1495,77 metros cúbicos de madera de las especies Copaiba, Huimba, Lupuna, Mashonate y Quinilla, categorizadas como especies amenazadas de flora silvestre. Asimismo, habrían incumplido disposiciones vigentes sobre el aprovechamiento forestal, bajo la modalidad de permisos en bosques de tierras privadas y comunidades nativas, al autorizar la tala de la especie Tornillo, la misma que se encontraba en zona no autorizada. Toda vez que lo detectado constituyen un daño irreparable al patrimonio natural del país, su valor resulta incalculable debido a que no puede cuantificarse monetariamente sino que trasciende lo económico al generarse el riesgo de pérdida de biodiversidad, que vulnera las medidas tomadas por el Estado peruano para la conservación y utilización sostenible de la diversidad biológica (La República).