Los incendios forestales que se han identificado hasta el momento en las localidades de la región Lambayeque han dejado incalculables pérdidas de flora, como es el caso de extensiones de plantaciones de plantas nativas (árbol de la quina) y exóticas (pino radiata), informó el jefe de Agro Rural-Lambayeque, Bernardino Lalopú. Agregó que en los últimos años, el gobierno regional y otras entidades públicas habían reforestado con plantaciones de pino radiata las partes altas de los distritos andinos de Cañaris, Incahuasi y Salas, sin embargo se han quemado. Manifestó que se tratan de plantaciones de pino de unos 15, 7 y 5 años que se han perdido. "Muy poco han sido plantaciones de eucalipto globulus", acotó. “Hay un aproximado de más de tres mil hectáreas entre plantas nativas y exóticas como el pino radiata que se han perdido en las localidades andinas de Lambayeque”, lamentó. Lalopú también mencionó que se ha estimado que las pérdidas a nivel ambiental y económico deben superar los 150 millones de soles, al considerarse que se han perdido 3 mil hectáreas que como Agro Rural lo están calculando. “Por esta situación se está perdiendo de capturar más de 70 mil toneladas anuales de dióxido de carbono”, aseguró en diálogo con la Agencia Andina. Añadió que esas 70 mil toneladas de dióxido de carbono es un contaminante que va a ser emitido a la atmósfera. “Necesitamos alrededor de 30 millones de soles para restituir esas plantaciones (…) eso será después de que se efectúen las mediciones más exactas”, anotó. El especialista de Agro Rural-Lambayeque mencionó, además, que hay especies de aves que se han perdido o han huido de su hábitat natural. Precisó que en 1,000 hectáreas de pino radiata significa cosechar 50 toneladas de hongos comestibles que ya no se tendrán. “Eso significa un millón de soles de pérdida en esta campaña. Son pinos de un promedio de siete años y hubieran servido para unos seis años más en la cosecha de hongos. Si valorizamos el tema de madera en el pino radiata estamos calculando cerca de 40 millones de soles que se pierde en este momento, y si calculamos la madera extraída de las plantas nativas es mucho más; osea el valor económico ambiental que no se registra es sumamente alto”, enfatizó. “Nosotros como Ministerio de Agricultura y Riego ya estamos haciendo las gestiones para restituir las plantaciones perdidas con viveros de alta tecnología para sembrar las plantas nativas y de pino radiata que se han perdido en la zona de Cueva Blanca y en el mismo Incahuasi. De igual modo se han perdido plantaciones nativas como el árbol de la quina, que se han quemado en grandes extensiones”, refirió. Agregó que los incendios forestales que han arrasado con la biodiversidad traerá consecuencia en el régimen hídrico. “Ya se perjudicó y alteró el régimen hídrico del agua. Esta sequía que estamos afrontando se acentuará más con ésta pérdida de la vegetación en las partes altas, que son las que captan la humedad de los páramos y expulsándolos gota a gota al suelo, formando los puquiales y riachuelos y trayendo a los ríos el agua”, precisó Finalmente, Lalopú adelantó que la zona de Cañaris es hasta el momento la localidad de Lambayeque que más pérdida ambiental y económica ha concentrado en esta zona del país por los incendios forestales. “En Cañaris se encuentra la mayor parte de bosque natural nativo. Se ha podido contabilizar 40 especies nativas que se han perdido entre ellos el árbol de la quina. Cañaris tiene un bosque inmenso que no lo tiene Incahuasi donde se ha realizado reforestación”, concluyó.

  • Fuente: http://www.andina.com.pe/agencia/noticia-incalculables-perdidas-biodiversidad-bosques-lambayeque-incendios-forestales-642168.aspx
  • Enlace: click aquí