Investigadores de la UNAM, Campus Morelia, participaron de manera activa en el estudio que publicó la revista Nature sobre los Bosques Tropicales Secundarios de Latinoamérica y su contribución a la mitigación del Cambio Climático. Los doctores Miguel Martínez, Patricia Balvanera, Jorge Rodríguez y Francisco Mora del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad (IIES) son coautores del artículo científico. Según un comunicado, en América Latina, la mayoría de los bosques tropicales son talados para actividades productivas como la agricultura y la ganadería, algunos de los cuales, después de años de uso son abandonados y comienzan a regenerarse de manera natural. Los bosques en generación o secundarios fueron el centro de atención de un estudio publicado el 3 de febrero en la revista Nature, en el que se muestra como estos espacios llegan a secuestrar 11 veces más carbono que los bosques primarios o conservados. Buscar alternativas para la reducción de emisiones de carbono a nivel global fue uno de los temas más relevantes de la pasada cumbre COP21 en París. Hasta ahora, los bosques primarios han sido el centro de atención global por su papel en el almacenamiento de carbono. Sin embargo, la mitigación del cambio climático depende, no sólo de la conservación de bosques primarios que almacenan carbono, sino también de los sumideros de carbono que secuestran el CO2 que se encuentra en la atmósfera. En años recientes se ha mostrado que tanto los océanos como los suelos juegan un papel importante como sumideros de carbono.El artículo publicado esta semana en la revista Nature, habla del papel que tienen los llamados bosques secundarios como sumideros de carbono, a través del análisis de la velocidad a la cual se recuperan después del abandono actividades agrícolas y pecuarias. Un equipo de más de 60 ecólogos provenientes de Holanda, México, Bolivia, Brasil, Colombia, Alemania, Dinamarca, Estados Unidos y Canadá, realizaron un trabajo conjunto en 44 bosques de América Latina, en el cual muestran que los bosques tropicales secundarios son altamente resilientes, es decir que se recuperan rápidamente después de su abandono. Este gran equipo internacional de investigación generó información muy confiable que se deriva de mil 500 parcelas de estudio. El líder de este estudio es el Doctor Lourens Poorter, investigador de la Universidad de Wageningen en Holanda, quien mencionó que el trabajo publicado en la revista Nature ratificó que “el secuestro de carbono es sorprendentemente rápido para estos bosques jóvenes que se han recuperado a partir de pastizales o tierras de cultivo abandonadas. Después de 20 años de abandono, estos bosques llegan a recuperar 122 toneladas de biomasa por hectárea. Esto corresponde a un secuestro de carbono de más de tres toneladas de carbono por hectárea por año, lo que representa 11 veces más que el secuestro de carbono que realizan los bosques tropicales primarios.” En este trabajo participaron varios investigadores de la Máxima Casa de Estudios en el país, entre ellos, el Dr. Miguel Martínez-Ramos investigador del IIES. Martínez Ramos mencionó que alrededor del 27 por ciento de territorio de México estaba cubierto por bosques tropicales primarios, los cuales tardaron milenios en desarrollarse de manera natural; en las últimas seis décadas, con el avance de la frontera agropecuaria se perdió el 80 por ciento de estos bosques. Agregó que este patrimonio naturalque se ha perdido en México puederecuperarse a través de los bosques secundarios, los cuales representan hoy cerca del 50 por ciento de las áreas tropicales deforestadas y que fueron usadas para fines productivos. Sin embargo, los bosques secundarios son recurrentemente talados (con frecuencia en periodos menores a 10 años) para su reúso agropecuario, lo que con el tiempo disminuyen su biodiversidad y la oferta de servicios ecosistémicos que benefician a la sociedad como lo es el secuestro de carbono. Por lo anterior, enfatizó que el desarrollo de formas sustentables de manejo de ecosistemas en paisajes agroforestales y políticas públicas que promuevan la recuperación de bosques secundarios y su persistencia a largo plazo es sin duda una prioridad nacional y global. La Dra. Patricia Balvanera, también investigadora del IIESañadió que la rápida recuperación de los bosques tropicales secundarios es una excelente noticia porque ello significa que América Latina tiene un enorme potencial de contribuir a la mitigación del cambio climático a través de estos bosques. "Más allá del secuestro de carbono, los bosques secundarios contribuyen al mantenimiento de nuestra enorme biodiversidad y brindan beneficios críticos para las poblaciones rurales como materiales de construcción, leña, plantas y animales comestibles, así como a la regulación de la erosión. El reto es contar con los estímulos adecuados a los dueños de las tierras en las que crecen para asegurar el mantenimiento de estos bosques secundarios”. Finalmente, el Dr. Jorge Meave de la Facultad de Cienciasde la UNAM mencionó que el cambio climático y las posibilidades de mitigación fueron muy discutidas durante la cumbre de París y mencionó que: “necesitamos políticas activas que reduzcan las emisiones de carbono e incrementen el secuestro de carbono. Necesitamos detener urgentemente la deforestación y proteger nuestros bosques tropicales, mientras simultáneamente promovemos la recuperación de las áreas deforestadas. La recuperación de estos bosques merece la mayor atención por tomadores de decisiones a nivel internacional”. El mapa que se obtuvo de este estudio, mencionaron los investigadores, permite identificar áreas con gran potencial para el secuestro de carbono para la región de América Latina, de manera que este trabajo apoya el diseño de políticas públicas y de estrategias de manejo sustentable para estos paisajes tropicales modificados por el ser humanopara maximizar su papel en la mitigación del cambio climático. .

  • Fuente: https://www.quadratin.com.mx/educativas/Investigan-mitigar-las-emisiones-carbono-tras-deforestacion/
  • Enlace: click aquí