En el vasto bosque nuboso que recubre el corazón del Manu se conservan aún los últimos reductos de la biodiversidad: los bosques de Kosñipata están de fiesta. Y es que un proyecto de conservación propuesto por la Asociación de Jóvenes Conservacionistas de Alto Pilcomayo ganó la concesión de nada menos que 4,459.332 hectáreas que serán utilizadas, en una gran mayoría, para la conservación y en donde el aprovechamiento forestal maderable está más que prohibido. Una excelente noticia para cerrar la semana.   Para el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) del Ministerio de Agricultura y Riego, el manejo de estas áreas por entidades que difieren del estado contribuyen de manera directa a la conservación de especies de flora y de fauna silvestre. El uso de estos espacios propicia la investigación y educación, además de trabajar el rubro de restauración ecológica. Esta concesión está bajo la resolución administrativa N° 009-2017-SERFOR-ATFFS CUSCO, en donde se establece una concesión directa por un período de 40 años renovables. Además es la primera resolución que se otorga en el marco del Decreto Legislativo N° 1283, el cual establece las tan ansiadas Medidas de Simplificación Administrativa en los Trámites previstos en la Ley Forestal y de Fauna Silvestre. El área de concesión se encuentra en los bosques de Kosñipata, provincia de Paucartambo, en el Cusco. Este es un bosque heterogéneo. Está poblado por árboles maduros que alcanzan los 30 metros de altura de los géneros Cedrela, Guarea, Clethra, Clusia, Oreopanax, Cecropia y Weinmannia, cubiertos por orquídeas, bromelias y otras epífitas. Asimismo, el área es uno de los espacios poco intervenidos por el hombre, razón por la cual la concesión se consideró necesaria e importante. Cuenta con paisajes de gran belleza, hábitat de especies categorizadas en la Lista Roja como, el mono choro (Lagothix cana); además, destacan los murciélagos de gran importancia ecológica por su función de polinizadores y dispersores de semillas. Entre los mamíferos se encuentran especies vulnerables y protegidas como Pacarana (Dinomys branickii), Majaz de montaña (Cuniculus taczanowskii)), Tigrillo (Leopardus pardalis) y oso de anteojos (Tremarctos ornatus), que determinan el valor científico y potencial turístico.   Si bien es cierto, hoy en día existen diversos eventos negativos que atentan contra la riquísima biodiversidad con que contamos, también existen noticias de que se comienzan a enderezar los senderos y la promulgación del decreto de ley de las Medidas de Simplificación Administrativa en los Trámites previstos en la Ley Forestal y de Fauna Silvestre, es una buena medida. Es un indicios de que, a paso seguro, estamos avanzando.

  • Fuente: http://larepublica.pe/turismo/ambiente/849111-kosnipata-el-futuro-verde-es-ahora
  • Enlace: click aquí