Caminar por selva baja no debería requerir tanto esfuerzo, pero el rumbo que la naturaleza impone es, finalmente, el de la supervivencia: inclinaciones de tierra –difíciles de superar- arrastre de lluvia en tiempo de shushupe, de jergón, una pequeña y venenosa serpiente que puede confundirse con la rama de los árboles. Estoy en busca de un auténtico sobreviviente de la Amazonía. La Caoba. Un árbol con Yushí, con espíritu. Para encontrarlo debo lidiar con la burla de mis amigos indígenas, que comparan su paso rápido y seguro con el mío. Estamos camino a cosechar semillas de caoba de un árbol semillero elegido meses antes por la Comunidad Nativa Santa Margarita en Purús, Ucayali. Y aunque ésta es una ruta conocida -ha sido parte de la vigilancia y control del árbol en espera de sus frutos-, la naturaleza aquí es impredecible. La shushupe, la víbora que odia al hombre, puede salir al camino en cualquier momento. Solo la enorme cantidad de abejas que salen a nuestro encuentro, me dan la tranquilidad de saber que hemos llegado. La Caoba está en periodo fértil, sus frutos atraen a los murciélagos y a las abejas que se encargarán de diseminar la nueva generación de plántulas, asegurando así la continuidad de una especie, atacada a tal punto por el hombre, que ya enfrenta los límites de la extinción. “La estrategia de supervivencia de la caoba impresiona”, me dice Rafael Pino, ingeniero forestal y jefe de la Reserva Comunal Purús. “Los bosques protegidos del Purús, representan uno de los últimos hábitats plenos para que la especie se reproduzca. Aquí la naturaleza desarrolla todas sus estrategias y fortalece la especie de tal modo que hace que sus semillas tengan una calidad irrepetible en el mercado forestal”. La primera lección que aprendo sobre la caoba es que los bosques que la acogen deben ser extensos. Lo segundo, es que en su historia el viento, los murciélagos y las abejas se vuelven protagonistas. No hay mucho tiempo para meditar sobre los sorprendentes roles y funciones de los habitantes de estos boques, contiguos al Parque Nacional Alto Purús. Apenas nos quedan unas horas para que los sharanahua de la Comunidad Nativa Santa Margarita, suban hasta la copa del árbol y cosechen sus semillas. Lo harán siguiendo las pautas de una actividad sostenible, dejando suficientes semillas en cada árbol para asegurar su ciclo reproductivo. Un innovador negocio en el que ganan todos: el dinero que se obtiene no es por tumbar la caoba sino por cosechar su semilla y reforestar otros bosques de nuestra Amazonía. Un emprendimiento que sale al mercado bajo la marca indígena ECOPURÚS y que podría convertirse en una respuesta a su depredación. Sí Yushí, tú has visto los estragos de la tala ilegal: miles de hectáreas de bosque arrasado, apertura de caminos en selvas vírgenes, ruptura de ciclos naturales, expropiación de tierras indígenas, migración de colonos que presionan ecosistemas llevando nuevos cultivos, intercambio comercial abusivo, muerte de poblaciones indígenas en aislamiento voluntario. La caoba es hermosa y muy cara en el mercado, pero su precio no paga este desastre. La cosecha ha terminado por hoy. Antes de irme aprovecho un momento para quedarme a los pies de este árbol. Tiene espíritu me dicen. Yo les creo. En sus casi cuarenta metros de altura hay cientos de años de vida y un nuevo aliento para su especie. Ésta vez, el esfuerzo por recuperar su valor en vida, por mantenerlo en pie, parte de las comunidades nativas, del EcoPurús, del propio Estado Peruano, representado en sus áreas naturales protegidas. ¡Despierta Yushí! Son nuevos tiempos. Mejores tiempos. Datos rápidos El Parque Nacional Alto Purús, es el área natural que protege una de las zonas más biodiversas del planeta. La Reserva Comunal Purús, apoya a las Comunidades Nativas para hacer un uso sostenible de los recursos del bosque. EcoPurús, es la organización indígena que cogestiona la Reserva Comunal Purús, tiene personería jurídica y desarrolla proyectos de negocios sostenibles que benefician a las Comunidades Nativas a través del uso sostenible de los recursos del bosque.

  • Fuente: http://larepublica.pe/sociedad/740823-la-caoba-autentica-sobreviviente-de-la-amazonia
  • Enlace: click aquí