Gracias al detalle que alcanzan sobre la ubicación y la extensión de los bosques, aportan información esencial para la ecología, el cambio climático y la modernización económica, así como para las estimaciones sobre la deforestación y la degradación forestal. Estos mapas son de libre acceso al público para su exploración y también se permite su descarga a través de la web de Geo-Wiki. “Mediante la combinación de distintas fuentes de datos y la incorporación de contribuciones de ciudadanos científicos especializados, hemos sido capaces de producir nuevos mapas que son más precisos que cualquier fuente de datos existente“, ha indicado Dmitry Schepaschenko, jefe del equipo autor de los mapas. Al verificar la clasificación de la masa forestal se basaron en una red de ciudadanos científicos que trabajaron con la ayuda de imágenes de alta resolución proporcionadas por satélites de diferentes lugares. En el segundo mapa se usaron estadísticas regionales y a nivel de países facilitadas por la Organización para la Alimentación y la Agricultura. Según Schepaschenko, esos datos mejoran la utilidad del mapa para elaborar modelos de economía y se usan asimismo en las negociaciones internacionales sobre el clima, siendo el primer mapa forestal de libre acceso que coincide con las estadísticas de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Apoyo a las políticas ambientales El IIASA estima que ambos mapas serán muy útiles también para los políticos que dependen de datos forestales para su planificación y toma de decisiones. Estos nuevos mapas se suman a otros publicados por el equipo de Geo-Wiki a principios de año sobre tierras de cultivo y de ocupación del suelo a nivel global. El equipo busca también que la gente común pueda contribuir en su tiempo libre con la investigación de excelencia.