La sobrevivencia de los árboles más grandes de los bosques tropicales y la resilencia del bosque podrían verse afectadas si ocurre un rápido aumento en la frecuencia e intensidad de las sequías asociadas a El Niño, como consecuencia del cambio climático. Así lo asegura un estudio en New Phytologist cuyos investigadores analizaron las consecuencias de las sequías causadas por El Niño de 1983-1984 y de 1997 y 1998 en tres áreas boscosas panameñas: Cocolí, hacia el Pacífico, que es más seco; Isla Barro Colorado, una isla artificial en el lago Gatún, y San Lorenzo, cerca de la costa Atlántica y el lugar con mayor humedad. El Niño genera una corriente de agua cálida en el océano Pacífico y provoca un incremento de la temperatura del mar. Esto altera el clima en todo el mundo. Por ejemplo, en Barro Colorado, Panamá, El Niño de 1982-83 causó precipitaciones anormalmente bajas y la menor humedad del suelo registrada entre 1980-2010. Esto aumentó la mortalidad de árboles, el 63% de ellos de gran tamaño (tronco sobre 50 cm de diámetro). “El carbono en los árboles que murieron durante el censo 1981-1985 fue casi el doble de lo que se perdió durante períodos sin El Niño”, enfatiza Kristina Anderson-Teixeira, ecóloga del Instituto Smithsonian y coautora del estudio. La mortalidad de árboles grandes se atribuye a su mayor dificultad para elevar el agua a gran altura y a la elevada exposición de su follaje, por lo que durante las sequías reciben más radiación solar, sus hojas experimentan mayores temperaturas y más exposición al viento y la evaporación. El Niño de 1997-98, aunque severo, tuvo un efecto mínimo en Barro Colorado, mientras que “en Cocolí causó aumento en la mortalidad y menor crecimiento de los árboles grandes. En San Lorenzo aumentó el crecimiento de los árboles, probablemente por la menor cobertura de nubes y mayor radiación solar”, agrega. Anderson-Teixeira afirma que si bien históricamente “estos bosques logran amortiguar los efectos negativos de las sequías asociadas a El Niño, eso tiene un límite”, aludiendo a que el cambio climático podría causar sequías más severas, deteriorando su resiliencia.  

  • Fuente: http://www.univision.com/noticias/planeta/la-mortalidad-de-arboles-grandes-en-los-bosques-tropicales-aumenta-debido-al-fenomeno-el-nino
  • Enlace: click aquí