Si sumamos todas las áreas verdes deforestadas en el Perú en los últimos 15 años, concluiríamos que la superficie total de bosques perdidos se asemeja a la de El Salvador, una cruda realidad ocasionada por la mano del hombre, quien ha depredado alrededor de dos millones de hectáreas de nuestra amazonía. Así lo informó el "Mapa de la Amazonía peruana 2016", elaborado por el Instituto del Bien Común (IBC), al revelar que la mayor parte de las zonas extinguidas se encuentra fuera de las áreas naturales protegidas de nuestro país y en territorios indígenas titulados, siendo la zona afectada el 74% de la superficie de los bosques amazónicos, lo cual equivale a 1,4 millones de hectáreas. Según el documento, donde se compara mediante imágenes de un satélite la situación de la amazonía peruana en períodos quinquenales, se detectaron que las zonas con mayor incidencia de deforestación se sitúan en las regiones de Huánuco y Ucayali, debido a la agricultura y la ganadería, afirmó la investigadora Sandra Ríos, autora de dicho estudio junto al norteamericano Richard Smith. Del mismo modo, se registró que en la selva meridional de Madre de Dios, el causante de la pérdida de ecosistemas se debe a la minería ilegal. Pero, entre las zonas deforestados por concesiones de cultivos agroindustriales, figuran la palma aceitera y el cacao, ambos impulsados por el Grupo Romero en las regiones de San Martín y Loreto. Al respecto, el grupo empresarial dueña de empresas como Alicorp, Primax, Caña Brava y Grupo Palmas, entre otros, ha venido adquiriendo grandes extensiones de bosques con el fin de sembrar la palma africana, que a pesar de ser un negocio rentable en la selva, desestabiliza el ecosistema, generando suelos infértiles y una sequía excesiva al finalizar el cultivo. En la lista, le siguen otras compañías como también es el caso del Grupo Melka en Tamshiyacu, cercana a Iquitos. De otro lado, algunos territorios indígenas padecieron una reducción de sus áreas verdes del 2,14 % en su superficie durante los últimos cinco años. “En comunidades nativas no inscritas es donde se ha dado el crecimiento de la deforestación, con un aumento del 68% entre el 2011 y el 2015 respecto al período pasado", dijo la especialista Ríos. Ante ello, Ríos advirtió que la tendencia cíclica en los índices de deforestación podría incrementar para el próximo quinquenio. Por eso, una de sus intenciones es elaborar a corto plazo un estudio abarque las causas de la deforestación. "No hay una causa homogénea para toda la región", culminó. El dato El "Mapa de la Amazonía peruana 2016" fija que cerca del 50% pertenece a categorías que ofrecen algún grado de conservación y manejo de bosques.

  • Fuente: http://larepublica.pe/turismo/ambiente/839688-la-selva-se-muere
  • Enlace: click aquí