Además, explican los ingenieros de Montes, los bosques aminoran la escorrentía y evitan la erosión que se produce en las zonas desprovistas de árboles, facilitando que el agua alcance ríos y arroyos con mayor pureza, al reducir los sedimentos en las masas de agua (humedales, lagos, estanques) y detener los contaminantes del agua en la hojarasca, destaca el Colegio Oficial de Montes. El decano del Colegio Oficial, Carlos del Álamo, explica que las copas de los árboles hacen que la lluvia llegue al suelo de forma más cadenciosa, de modo que logra que se filtre, no se pierda y aflore más adelante en forma de manantiales y fuentes que enriquecen las zonas naturales. “Teniendo en cuenta que el abastecimiento de agua dulce será uno de los mayores problemas en un futuro cercano, parece adecuado que parte del valor del agua retorne a los bosques por su eficaz contribución en su captación”, añade Del Álamo, que recuerda que la regulación y control natural de los caudales depende del estado de los bosques en las cuencas hidrológicas. España, añade, es un país de regímenes torrenciales, “en gran parte por la deforestación histórica del país, de ahí que el precio del agua deba incluir el coste de conservación de la vegetación forestal de las cuencas, en línea con la directiva del agua”. El riesgo de episodios de inundaciones y arrastres aumenta con los efectos del cambio climático, por lo que la ordenación forestal debe formar parte de la planificación de las cuencas hidrográficas, concluye.

  • Fuente: http://www.efeverde.com/noticias/los-bosques-captan-hasta-30-mas-de-agua-de-lluvia-que-zonas-sin-vegetacion/
  • Enlace: click aquí