Once son hasta ahora los gobiernos regionales que han suscrito convenios con el Ministerio del Ambiente para unir esfuerzos de manera coherente y coordinada a fin de promover la conservación de bosques tropicales en el ámbito de su jurisdicción. Así lo destacó Gustavo Suarez de Freitas, coordinador ejecutivo del Programa Nacional de Conservación de Bosques para la Mitigación del Cambio Climático del Ministerio del Ambiente, al presentar hoy el Informe Ambiental N°11 “La conservación de bosques en el Perú (2011-2016)”, documento que comprende un análisis sobre este tema en un contexto de cambio climático y como aporte al crecimiento verde. Detalló que los gobiernos regionales con los cuales se tiene convenio firmado y vigente son Amazonas, Cusco, Huánuco, Junín, Lambayeque, Loreto, Pasco, Piura, San Martín, Tumbes y Ucayali. Destacó que la coordinación con los gobiernos regionales comprende diversas líneas. En el campo de políticas e instrumentos, se viene realizando una articulación con el Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan) para la actualización del Plan Regional de Desarrollo Concertado en el fortalecimiento del eje ambiental. “De este modo, se incorpora debidamente el tema de conservación y gestión sostenible de los bosques e, igualmente, se coordina el monitoreo de la cobertura de bosques y se provee la información disponible en el Plan Nacional de Conservación de Bosques”, anotó. Suarez de Freitas sostuvo que los bosques no solo proveen madera, sino servicios ambientales, retienen carbono, son una pieza clave en el ciclo del agua, proporcionan paisaje, son hábitat de especies de flora y fauna, y en especial son hogar de pueblos ancestrales. Refirió que en algunos casos, como San Martín, Ucayali y Loreto, se tiene en elaboración proyectos de cooperación que incluyen ámbitos dentro de esas regiones, por lo que se viene coordinando el diseño con los respectivos gobiernos regionales y se espera una ejecución con plena participación y, en lo posible, dirección del gobierno regional correspondiente. “En por lo menos dos regiones se vienen avanzando coordinaciones para impulsar, en alianza con socios no gubernamentales, el concepto de certificación de origen en zonas libres de deforestación o “carbono neutral” para sus productos, en base a un conjunto de estándares y buenas prácticas", expresó. El funcionario subrayó que dicho portafolio, a través del Plan Nacional de Conservación de Bosques, ha venido colaborando permanentemente con el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) y todas las entidades integrantes del Sistema Nacional Forestal (Sinafor), así como los gobiernos regionales y locales, para fortalecer el sector forestal desde una lógica de conservación y aprovechamiento sostenible. “La consolidación del Plan Nacional de Conservación de Bosques ha contribuido a la mitigación del cambio climático, logrando la concreción de importantes programas y proyectos, con apoyo de la cooperación técnica y financiera internacional, que busca promover herramientas de financiamiento forestales enfocadas en el desarrollo sostenible”, remarcó. Citó como ejemplo, el trabajo realizado de la mano con comunidades en el marco de las transferencias directas condicionadas, lo cual ha sido un hito en la forma como el Estado incluye en su actuar la idea de conservar bosques mediante actividades productivas sostenibles que dependen del cuidado y mejora del mencionado ecosistema. En términos del alcance y resultados logrados por las transferencias directas condicionadas, se tiene que al año 2015 se logró beneficiar a 56 comunidades indígenas, las cuales agrupan a 4,009 familias y que en superficie significa un compromiso de conservación de 522 hectáreas. El monto entregado en el marco de las transferencias directas condicionadas durante dicho año fue 5 millones 220,425 soles. El desembolso económico acumulado en el periodo 2011-2015 supera los 20 millones de soles. De las 56 comunidades indígenas beneficiadas en el 2015, éstas se encuentran ubicadas en los siguientes regiones: 10 en Amazonas; 7 en Cuzco; 15 en Junín; 1 en Loreto; 4 en Madre de Dios; 14 en Pasco; 4 en San Martin y 1 en Ucayali. “En dicha línea se debe continuar fomentando la coordinación y alineamiento de políticas públicas desde diferentes sectores y escalafones de gobierno para incrementar los incentivos positivos a la conservación de bosques por parte de los ciudadanos, así como incrementar el presupuesto público para su gestión y control, a fin de que se amplíen las posibilidades de enfrentar con éxito las actividades ilegales”, enfatizó. Suarez de Freitas manifestó que los bosques, además de brindar servicios ecosistémicos importantes para nuestra vida, producen grandes impactos socioeconómicos que pueden lograrse a través de la conservación y el aprovechamiento sostenible de sus recursos. “El adecuado desarrollo de mecanismos, como un mercado interno de carbono, disminuye las emisiones derivadas de la deforestación, las cuales podrán ser usadas para neutralizar las emisiones de otras actividades productivas necesarias para el desarrollo de la economía”, subrayó. En ese sentido, sostuvo que una tarea fundamental para el futuro del sector forestal es continuar impulsando la visión orientada a que conservar los bosques es un “buen negocio” para todos, toda vez que genera un escenario de aprovechamiento sostenible en el que todas las partes ganan. La presentación del Informe Ambiental N° 11 contó con la presencia del ministro del Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal, así como de funcionarios del sector y de instituciones públicas y privadas vinculadas a este tema.

  • Fuente: http://www.andina.com.pe/agencia/noticia-minam-once-gobiernos-regionales-suman-esfuerzos-para-promover-conservacion-bosques-623113.aspx
  • Enlace: click aquí