Los gobiernos de Perú y Ecuador presentaron el viernes 18 oficialmente la Reserva de Biosfera Transfronteriza de Bosques de Paz, reconocida por la Unesco la cual está situada al sudoeste del Ecuador y al nordeste del Perú, con una superficie total de 1.616.988 hectáreas. Abarca territorios de los contrafuertes de los Andes Occidentales, cuya altura puede alcanzar los 3 mil metros, lo que hace que la reserva posea una diversidad biológica con un elevado índice de endemismo. A la ceremonia protocolar que se realizó en Macará – Ecuador asistieron los titulares de los ministerios del Ambiente de Ecuador y Perú, como también representantes del organismo mundial para la educación y la cultura y otros actores que gestionaron para alcanzar este hito ambiental de influencia internacional, desde el pasado el 18 de Diciembre de 2015 en el marco del Encuentro Presidencial y IX Gabinete Binacional de Ministros Perú-Ecuador, en la ciudad de Jaén, Cajamarca. Bosques en la parte ecuatoriana y peruana Las reservas de biosfera son lugares de aprendizaje del desarrollo sostenible en los que se concilia la conservación de la biodiversidad con el uso responsable y equilibrado de los recursos naturales, de allí su importancia y el trabajo técnico realizado por especialistas de ambos países hasta la elaboración del expediente técnico para su presentación y sustentación ante el ente correspondiente. El lugar cuenta con bosques secos estacionales que forman el núcleo de uno de los lugares del mundo más importantes para la diversidad biológica como es la región endémica de Tumbes, que alberga 59 especies endémicas, entre ellas 14 en peligro de extinción. "Bosques de Paz", cubre un área de 1,6 millones de hectáreas que alberga tanto manglares como bosque seco de la región tumbesina y piurana por el lado peruano, y es el hogar de más de 600.000 personas que han querido comprometerse con la conservación y el desarrollo sostenible de su entorno. Se busca con su creación, fortalecer el acuerdo de paz firmado entre Ecuador y Perú, conservar la flora y fauna endémicas, servir como laboratorio de investigación científica y constituir una plataforma regional para fortalecer la gestión de recursos financieros para la conservación y el desarrollo territorial. Está constituida por la Reserva de Biósfera del Noroeste Amotapes-Manglares, ampliada en el 2016 (100,000 Has), y la Reserva de Biósfera Bosque Seco (501,000 Has), creada el 2014 ubicada en los cantones pertenecientes a la Mancomunidad "Bosque Seco" de Paltas, Celica, Pindal, Puyango, Zapotillo y Macará, en Ecuador. Su reconocimiento oficial la incluye a la Red Mundial de Reservas de Biosfera. Cabe destacar el apoyo brindado por el proyecto: "Reservas de la Biosfera como una herramienta para la gestión de zonas costeras e islas en el Pacífico Sur Oriental" (Bresep), coordinado por el Programa MAB y del Gobierno de Flandes de Bélgica, que promueve las reservas de biosfera como herramientas para proyectos innovadores que permitan aportar un valor añadido a las actividades socio-económicas locales, y sensibilizar y fomentar la capacidad de las partes interesadas en la zona.