Aprovechar las lluvias del fenómeno El Niño. Esa es la idea y el plan ejecutado por el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor), a través de la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre de Piura (ATFFS), que anticipándose a las precipitaciones veraniegas, realizaron jornadas de siembra de algarrobos y zapotes en 2.000 hectáreas del bosque seco. Según los especialistas del Serfor, fueron dos meses de intenso trabajo. La última etapa de este plan se realizó el martes pasado en el sector Chutuque de la provincia de Sechura, donde se sembraron semillas de algarrobo en un área que supera las 500 hectáreas de bosque seco degradado. En la actividad, coordinada con los representantes del anexo Chutuque de la Comunidad Campesina San Martín de Sechura y con funcionarios municipales de Cristo Nos Valga, participaron más de 200 pobladores, entre adultos y niños. El ingeniero Rafael Velásquez Campos, responsable de la ATFFS Piura, remarcó que el trabajo fue ejecutado con el apoyo de los gobiernos locales, universidades, instituciones educativas, organizaciones no gubernamentales y la comunidad en general. Esta acción –explica- no solo permitirá recuperar los recursos forestales sino que contribuye a sensibilizar a la comunidad sobre la necesidad de protegerlos y conservarlos frente a la tala informal. La siembra de estas especies nativas ayudará a la recuperación del bosque seco y a la conservación de los suelos de Villa Casagrande y Cruz Blanca (La Arena), El Indio (Castilla), Nuevo Tallán (El Tallán), El Morante y San Pablo (Catacaos), y Tablazo Sur (La Unión) entre otras localidades de la región Piura. El dato Por sus características, el algarrobo y el zapote favorecen la regeneración natural del bosque. Su siembra permitirá recuperar cientos de hectáreas. Fuente: larepublica.pe