Monitoring of the Andean Amazon Project (MAAP) advirtió que una propuesta del Congreso – aprobada en diciembre de 2017 – que declara de interés nacional la construcción de carretas en zonas de frontera en la región Ucayalí, generaría un fuerte impacto en los pueblos indígenas en aislamiento y en los bosques primarios ubicados en zonas de frontera.

Una de las principales propuestas, refiere, es la construcción de la carretera Puerto Esperanza – Iñapari (277 kilómetros) a lo largo de la frontera con Brasil, en las regiones Ucayali y Madre de Dios.

La misma que podría generar un impacto en los pueblos indígenas en aislamiento. Justamente, el Ministerio de Cultura y organizaciones indígenas advirtieron que esta carretera generaría un fuerte impacto en los pueblos indígenas en aislamiento que habitan esta remota zona.

A lo que suma, apuntala el reporte de MAAP, el Ministerio del Ambiente y el Servicio Nacional de Áreas Protegidas por el Estado (Sernamp) que han advertido sobre los impactos a las áreas naturales protegidas.

En concreto, estima que de construirse la carretera alrededor de 275,000 hectáreas de bosques primarios estarían en riesgo, incluso zonas con indicios de presencia de pueblos indígenas en aislamiento.

Pero no es el único impacto, dado que la propuesta de ruta de 277 kilómetros cruzaría, asimismo, en su totalidad bosque primario y atravesaría tres áreas críticas para los pueblos indígenas en aislamiento y la biodiversidad como son la Reserva Territorial Madre de Dios, Parque Nacional Purús y Reserva Comunal Purús. (Ver imagen)

mapa nueva carretera

A lo que suma, indica que aproximadamente 274,727 hectáreas de bosques primarios estarían en riesgo si el proyecto de carretera se concreta. (Ver imagen)

degradación de bosques por interoceánica