Los problemas forestales están ocasionado en España importantes pérdidas de los bosques que ameritan una solución inmediata.

Un bosque incendiado jamás será igual y no podrá regenerarse en forma natural. Por esa razón, desde España los ecologistas comienzan a replantearse la posibilidad de una estrategia que ayude a salvar los bosques victimas de incendios.

Los datos demuestran que los bosques no pueden ni podrán salvarse solos o por ahora no lo pueden hacer.

Uno de los incendios forestales más desgarrador para España fue el 27 de julio de 2004 en Minas de Riotinto, Huelva. Se perdieron cerca de 34.290 hectáreas, las cuales quedaron devastadas porque el fuego arrasó con todo.

La economía de los pueblos también se vio afectada luego del voraz incendio. 12 pueblos eran los que dependían de las bondades que allí se generaban.

Juan Romero, ecologista y vecino del Berrocal, recordó que uno de los pueblos más afectados fue El Madroño, provincia de Sevilla.

Allí vivían 500 personas, hoy sólo quedan 200 habitantes. “Fue un pueblo que murió”, expresó.

Bosques en España

En España los nuevos bosques pueden ser verde jara, verde ahulaga, verde brezo. A primera impresión pareciera que España tiene muchos bosques, y en efecto es así.

Según el Inventario Forestal Nacional de España el país pasó de 28% a 37% de superficie forestal.

Pasados 100 años, España es más verde que antes. Sin embargo, los expertos se preguntan qué tipo de bosques tiene España

Teknautas Eduardo Rojas, decano del Colegio Oficial de Ingenieros de Montes, respondió que si hay tantos incendios se debe a que haya más arboleda.

Otro de los expertos, Theo Oberhuber, fundador de Ecologistas en Acción y especialista en defensa de la biodiversidad, se preguntó si ¿se estará generado un ecosistema natural?

El tema ha generado un debate en España, pues para algunos los follajes han sido destruidos. Y, en realidad, lo que hay es una vegetación que se ha adaptado a los seres humanos.

Para algunos expertos el mito de bosques virginales en España no existió porque corroboraron que hubo lugares donde hace 100 años jamás existieron los árboles grandes.

Por otro lado, la cubierta vegetal crece porque el aumento del CO2 que la estimula a crecer.