En esta coyuntura de persecuciones políticas, fugas y destapes periodísticos de toda índole, convertirse en una caza recompensa no es una mala idea. Y que mejor trabajo temporal que ir en busca del ave endémica de los bosques neozelandeses: el Kokako de la Isla del Sur, que fue visto por última vez hace una década y del cual se cree que estaría extinta, pero faltan pruebas. La forma más simple de resolver ese dilema plumífero es ir en su búsqueda y confirmar si todavía existen algunos ejemplares de esta escurridiza especie alada que –según expertos- cuenta con un canto dulce y muy particular. Desde 2007 que se desconoce su paradero. Por eso su “cabeza tiene precio”… pero vivo, por favor. El ave tiene dos subespecies: está el kokako de la Isla Norte (C. c. wilsoni), todavía existen cerca de 1000 ejemplares silvestres, y el Kokako de la Isla Sur (C. c. cinereus), el cual se cree que estaría extinto. La diferencia entre ambas es que la especie perdida tiene una carnosidad de color naranja en la garganta, debajo del pico. A diferencia de la otra subespecie que tiene una de color azul. Así que no está demás fotografiarla en su rumbo por los bosques de Nueva Zelanda. Sin embargo, recuerde que no necesariamente debe ir con el ave colectada, vivo por cierto, a las oficinas de la fundación que está detrás de este anuncio. Basta con tener fotografías e información que permitan demostrar que la especie plumífera se encuentra presente en el ecosistema y que es posible ir en su búsqueda. Lo que ya sabemos La existencia del kokako de la Isla Norte era armoniosa hasta inicios del siglo XIX, época en que el mayor depredador del planeta –el hombre- llegó para expandir sus tierras agrícolas y ganaderas, provocando una reducción del bosque y el espacio del ave. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), esta especie necesita grandes extensiones de áreas verdes para cumplir sus necesidades biológicas. Lo que debe saber el interesado Cada ‘dossier’ que uno recibe al momento de inscribirse para ir a la caza del kokako de la Isla Sur, contiene una foto original del ave para que el buscador pueda econtrarlo con facilidad. El sobre que se le entregará también figurará: "Wanted. Preferably alive", por lo cual se advierte en no herir al ave, pues sus hallazgos serán evaluados por un comité y solo al estar conforme, recibirán los 4500 euros libres de impuestos. Así que anda haciendo maletas y no dudes en buscarla, que este ave, solo ha cometido el delito de intentar convivir con los humanos. Una gran idea de recompensa que también podrían impulsarse en el Perú con la Perlita de Iquitos (polioptila clementsi), en los bosques de arena blanca de la Reserva Nacional Allpahuayo Mishana en Loreto. Al igual que el batará de acre (thamnophilus divisorius), en la frontera con Brasil en el recientemente creado Parque Nacional Sierra del Divisor y del matorralero de Vilcabamba (Atlapetes terborghi), en la Cordillera del Vilcamba. El dato Para mayor información de la búsqueda ingresar a : http://www.southislandkokako.org/

  • Fuente: http://larepublica.pe/turismo/ambiente/848740-se-busca-ave-que-estaria-extinta-traerla-viva-o-viva
  • Enlace: click aquí