Madre de Dios no solo destaca por ser la capital peruana de la biodiversidad, sino también por ser la región más afectada por los impactos de la minería ilegal. Diversos estudios e informes periodísticos nos han mostrado fotografías y videos de grandes espacios deforestados, denuncias por contaminación de ríos, así como reportajes sobre explotación laboral, entre otros. Casi el 60% (de 85 mil km2) de esta región está conformado por áreas naturales protegidas. Hasta la década de 1990, fue una de las áreas de la Amazonía peruana mejor conservadas. Sin embargo, el crecimiento acelerado de minería aurífera desde la década pasada ha cambiado este panorama. Para combatir este problema, el Estado ha dado diversas medidas, pero esta actividad no ha dejado de extenderse, incluso ha penetrado áreas naturales protegidas como la Reserva Nacional Tambopata en Madre de Dios. En este contexto, la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), presenta el documento “Políticas de pequeña minería y deforestación: el caso de Madre de Dios”, una publicación que centra su análisis en tres zonas de explotación minera: Huepetuhe, Guacamayo y La Pampa, los puntos de minería aurífera más importantes de Madre de Dios. El documento, realizado por el sociólogo investigador de la SPDA, Lenin Valencia, ha sido posible gracias al soporte financiero y logístico de Global Forest Watch. Los resultados que aquí se presentan son parte de los esfuerzos de investigación y análisis llevados a cabo en la SPDA desde 2010 con el fin de generar información que contribuya a mejorar las políticas de ordenamiento de la minería aurífera en la región.

  • Fuente: http://www.actualidadambiental.pe/?p=41740
  • Enlace: click aquí