Los últimos días de enero se dio a conocer un derrame de petróleo en Bagua, Amazonas. Días después, mientras la información sobre el tema aumentaba y se mostraba el alcance del daño, se reportó otro derrame de en Dátem de Marañón, Loreto. En ambos casos, la responsabilidad es atribuida a Petroperú porque ambos derrames se produjeron en el Ramal Norte del Oleoducto Norperuano. Para ayudar a entender la dimensión del problema, en Actualidad Ambiental realizamos una síntesis de la información relevante y profundizamos en algunos puntos como los estándares ambientales que maneja Petroperú, la naturaleza de las multas que ya se le han impuesto (y las que estarían por venir), los antecedentes ambientales de la empresa, la posibilidad de que suceda otro derrame de petróleo y si cerrar el oleoducto sería una solución. 1. 2 derrames de petróleo: 2 lugares, 2 fechas – Amazonas (Imaza) Sucedió el 25 de enero del 2016, a la altura del Km 441 del Oleoducto Norperuano, en el centro poblado Chiriaco, distrito de Imaza, provincia de Bagua, región Amazonas. Aproximadamente 2000 barriles de petróleo crudo afectaron un área estimada de 10 mil m2 (suelos y agua). El derrame se produjo por una falla en una tubería de 36” de diámetro, ocasionada por un proceso corrosivo externo, según un reporte del OEFA (Resolución Directoral N° 012-2016-OEFA/DS), que inspeccionó la zona del 27 al 29 de enero. – Loreto (Morona) Se produjo el 3 de febrero del 2016, a la altura del Km 206 del ramal norte del Oleoducto Norperuano, en las proximidades de la comunidad nativa de Mayuriaga, en el distrito de Morona, provincia de Datem del Marañón, departamento de Loreto. Alrededor de 1000 barriles de petróleo crudo afectaron cuerpos de agua y suelos en un área aproximada de 400 m2, llegando hasta ambas márgenes del río Morona. También se afectó la quebrada Inayo, en una longitud aproximada de 3.5 km lineales. El derrame de petróleo se produjo por una apertura de 56 cm de longitud y 1 cm de ancho, en una tubería de 16” de diámetro. La falla en la tubería, como en el caso anterior, se habría producido por efectos de corrosión externa. El OEFA realizó la supervisión entre el 6 y 11 de febrero. El derrame recién fue controlado por Petroperú el 9 de febrero mediante la instalación de una grapa. Es decir, el petróleo salió del ducto y contaminó el ambiente durante 6 días. Más información aquí. La noticia completa se encuentra en: http://www.actualidadambiental.pe/?p=36118  

  • Fuente: http://www.actualidadambiental.pe
  • Enlace: click aquí