Pese al esfuerzo que hace el Servicio Nacional de Áreas Protegidas por el Estado (Sernanp) para evitar la tala indiscriminada en el área del Parque Nacional Cerros de Amotape, en el extremos sur de Tumbes, esta ha aumentado de manera alarmante en los últimos seis años. Dicha actividad ilegal no solo amenaza a las especies forestales, sino también a la fauna existente en esta área natural. Los taladores principalmente explotan la madera del guayacán, especie utilizada para la elaboración de parqué por su calidad y consistencia. Asimismo, en los últimos operativos se ha identificado listones de madera de la especie palo santo, y otras oriundas de la zona. OPERATIVO. Esta situación obligó en diciembre último el arribo de la Comisión de Lucha contra la Tala Ilegal para de manera conjunta realizar un operativo con el Sernanp, la gerencia de Recursos Naturales del Gobierno Regional de Tumbes, la Policía Fosrestal, Fiscalía de Prevención del Delito y algunos guardaparques. En esta oportunidad encontraron más de un centenar de tucos de guayacán a la espera de ser transportados a la ciudad para su comercio. Con el fin de quitarle el valor comercial a la madera y por lo inaccesible de la zona el Sernanp optó por incinerar la mitad del cargamento. El restó fue trasladado a los almacenes de la Dirección Regional de Agricultura. DESCUIDO. Manuel Leiva Castillo, gerente de Recursos Naturales del Gobierno Regional de Tumbes, explica que los taladores han incursionado libremente porque se ha descuidado el control, no solo en el Parque, sino también en el Área de Conservación Regional (ACR)Ángostura Faical´, esta última creada en el año 2011 con la finalidad de conservar su importante valor ambiental , la flora, la fauna y la cultura de la zona; sin embargo, este espacio de protección no ha cumplido su función para el que fue creado gracias al abandono de la anterior gestión regional. El funcionario explica que desde el año pasado han tomado la incoativa de contratar cuatro guardaparques, naturales de la zona, y un jefe del ACR quienes se encargan de controlar, de alguna manera, el ingreso de los taladores. Para este fin desde octubre de 2015 realizan sendos operativos, excepto en eneroy febrero, frenando considerablemente la tala indiscriminada. Los guardaparques del ACR se encargan de indagar los lugares de acopio y verificar las rutas de ingreso de los taladores. “Para detectar los camiones hemos hecho una vigilancia de día y de noche. Normalmente los vehículos se movilizan en el Parque desde las 10:00 p.m. hasta las 5:00 a.m.”, explica el guardaparque, Alan Feijoó Cácres. Lo más importante, rescata Leyva Castillo, es que a raíz de la inciativa de reactivar el Áreca de Conservación Regional “Angostura Faical”, se viene actuando de manera conjunta con las demás entidades competentes; muestra de ello son los diferentes operativos e incautaciones realizados en los sectores de El Tutumo, Pozo Azul, Quebrada Faical, Quebrada Faical-El Checo. En estos sectores últimamente los comercializadores ilegales de madera han incursionado en vista de que se les controlo el ingreso en las rutas acostumbradas. ORGANIZACIONES. Tanto los guadaparques como el propio gerente de Recursos Naturales del GRT explican que los taladores actúan organizados para cometer su delito al punto de no dudar en enfrentarse a la autoridad para evitar el decomiso de la madera, tal y como ha ocurrido en varias oportunidades en la cual han agredido a los custodios del orden. En ese sentido los guardaparques del ACR Alan Feijoó, Santos Urbina, William Valladares y Carlos Feijoó; manifiestan ser constantemente amenazados de muerte por estas inescrupulosas personas, sin embargo, aseguran que no claudicarán en su cometido de conservar las especies forestales. “En uno de los últimos operativos en el sector El Mono a un policía le han roto la mandíbula tras ser atacados por los taladores”, comenta Carlos Feijoó. Pese al temor de su labor esperan que las autoridades trabajen de manera coordinada para poner fin al crimen ecológico que ha estado sufriendo el Parque Nacional Cerros de Amotape. Comentan que el sector de Carrizalillo, cerca a la línea de frontera con Ecuador, es el lugar donde actualmente los taladores realizan el tráfico ilegal de las especies forestales.

  • Fuente: http://diariocorreo.pe/edicion/tumbes/tumbes-el-parque-nacional-los-cerros-de-amotape-esta-amenazado-675396/
  • Enlace: click aquí