Mientras el debate sobre el cambio climático se acelera, metas sobre el cambio climático van en contra la preferencia del Perú en cuanto al crecimiento económico. En un patio de la madera amazónica fronteriza con Bolivia y Brasil, Nelson Kroll nombres pilas de maderas toscas, señalando especies Shihuahuaco y pumaquiro recién talados desde selectos extensiones de la concesión forestal Madreacre. "En esta campaña hemos recortado 39.000 metros cúbicos de madera en rollo, que es alrededor de un árbol cada dos hectáreas", Kroll, director de la granja de árboles sostenible, dijo a Al Jazeera. Pero que recubre el suelo de los hogares europeos y americanos no es la única fuente de la asociación público-privada de la renta. Madreacre gana hasta $ 200.000 al año en créditos de carbono a través de las emisiones captadas por su bosque. La empresa le paga a abandonar los árboles en el suelo. La concesión es una de más de 40 proyectos nacionales peruanos que participan en la iniciativa de la ONU llamado Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques, o REDD + . Establecido por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en 2005, el mecanismo tiene como objetivo reducir las emisiones derivadas de la deforestación en los países en desarrollo y promover la gestión sostenible de los bosques. Bosque de 100.000 hectáreas de Madreacre despojado 700.000 toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2) de la atmósfera el año pasado. El CO2 capturado es monitoreado por la medición de la ONU, el sistema de reporte y verificación, convertida en créditos, y luego negocian en los mercados de carbono mundiales. Los ingresos de ayuda para cubrir alrededor del 40 por ciento de los costos de la empresa, emplean a 170 trabajadores locales, y compiten con la tala ilegal que está muy extendido en Amazon de Perú. En 2012, 246 mil hectáreas de selva peruana fueron abatidos, en gran parte a manos de la agroindustria, la exploración de petróleo y la minería de oro. Podría REDD + será el modelo para salvar estos bosques? "Modestamente sí" Kroll dijo a Al Jazeera. Durante dos semanas a partir del lunes, Perú será sede de conversaciones sobre el clima cruciales. Los negociadores de más de 190 países se reunirán en Lima para trabajar en proyectos para un acuerdo climático global que se supone que debe ser aprobado el próximo año en París. Ahorrar bosques de carbono chupadores duda será parte de cualquier acuerdo. Antes de la celebración de los conversaciones climáticas de la ONU , Perú se comprometió a detener la deforestación en seis años, la salvaguardia de las tres cuartas partes de su selva tropical - un área del tamaño de Francia. Mientras que la tasa de deforestación es relativamente baja, de 0,8 millones de toneladas están en "riesgo inminente" . Estos son de vital importancia en la prevención de la temperatura global aumente más de 2 grados centígrados para el año 2100 - la cifra que los científicos dicen que es crucial para evitar los peores efectos del cambio climático. En septiembre, Noruega firmó un acuerdo de concesión de Perú 300 millones de dólares en fondos si cumple los objetivos para REDD + antes de 2020. Eso se suma a los $ 50 millones que recibirá del Plan de Inversión Forestal del Banco Mundial . Pero a pesar del apoyo sólido para el programa en el ministerio de medio ambiente del gobierno, los mensajes de la administración del presidente Ollanta Humala se mezclan. La deforestación, la agricultura y los bosques de conversión en cuenta las tierras de cultivo de tres quintas partes de las emisiones de Perú . Objetivos climáticos van en contra de doblado del país para el crecimiento de los productos básicos impulsado como un exportador mundial de cobre, plata y zinc. Las industrias extractivas propulsados ​​Perú para convertirse en economía de mayor crecimiento de América del Sur 2004-2013. Por: Alex Pashley