En su séptimo día de huelga indefinida los líderes indígenas y apus exigen la presencia del Presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, y el Ministro de Energía y Minas con el fin de revisar la viabilidad de la actividad petrolera en la Amazonía peruana. La delegación de líderes indígenas provenientes de las cuencas de los ríos Tigre, Chambira, Pastaza y Corrientes señalan que solo una comisión de alto nivel podrá resolver la situación de las comunidades afectadas por los derrames de petróleo que se registraron en los últimos 40 años. A esta medida de lucha también se unió la Organización de Estudiantes de los Pueblos Indígenas de la Amazonia Peruana (OEPIAP) que alberga a 15 etnias de la región Loreto. El presidente de la Federación de Comunidades Nativas del Alto Tigre (FECONAT), Fernando Chuje Ruiz, fue enfático en solicitar al gobierno la remediación ambiental de las cuencas afectadas por la actividad petrolera y exige un gobierno responsable. En tanto José Fachín, dirigente de la FECONAT, señaló que la revisión del contrato de Pluspetrol y la remediación ambiental por los derrames de petróleo deben ser solucionadas a nivel de Estado y espera que el Gobierno central esté predispuesto al diálogo y búsqueda del bienestar de las poblaciones más alejadas del país. Durante la conferencia de prensa la delegación indicó que la reunión con el Alto Comisionado se desarrollaría en la comunidad nativa de Saramuro, ubicada en el río Marañón, donde se encuentra el Lote 8, con el fin de que las autoridades puedan ver in situ la situación actual de las poblaciones afectadas. En tanto, el presidente de la Asociación de Comunidades Nativas Kokamas, Kokamiria del distrito de Urarinas (KONAKKU), James Rodriguez Acha, dijo que esta paralización es un reclamo justo y que no están mendigando sus derechos. A la vez enfatizó que los pueblos indígenas no son pobladores de última categoría y por tal motivo exigen vivir en un ambiente sano y con calidad de agua por el bien social de los pueblos, en referencia a los pobladores que habitan en las cuencas que presentan enfermedades por la contaminación petrolera, así como los bosques de la zona. El presidente de Organización Interétnica del Alto Pastaza (Oriap), Wilmer Chávez Sandi, señaló que el paro indígena se desarrolla para exigir responsabilidad a la empresa y al Gobierno, por el incumplimiento de sus obligaciones hacia los pueblos indígenas. Los representantes de las federaciones exigieron la presencia de los Ministros de Energía y Minas, Economía y Finanzas, Salud, Educación y Justicia, los congresistas de Loreto, el Gobernador Regional, el Presidente del Directorio de Perupetro, de Petroperú y el Gerente de Pluspetrol y la Defensoría del Pueblo. Para hacer prevalecer su identidad cultural y sus derechos como pueblos indígenas, algunos líderes y apus se expresaron durante la conferencia de prensa en su lengua nativa. Cabe recordar que el paro indefinido y pacífico se inició el pasado 1 de septiembre a las 3 de la mañana y su pliego de reclamo solicita el cambio del Oleoducto Norperuano, la revisión del contrato con Pluspetrol, la remediación de los lotes 192 y 8, la creación y aprobación de la ley de monitoreo ambiental, la compensación del Estado a los pueblos indígenas afectados por la contaminación petrolera, la implementación de una Comisión de la Verdad y la no criminalización de la protesta. Fuente: http://www.actualidadambiental.pe/?p=40181